¿Marlon Moreno cómo hizo para separarse de ‘El Capo’?

Canal RCN
Marlon Moreno
Última actualización: 13-04-2011 6:47 pm
Visiblemente emocionado por estar en la piel de un personaje que lo apasiona, pero muy diferente en los que el televidente está acostumbrado a verlo, Marlon Moreno cuenta sobre la creación de este médico, que al igual que él, está totalmente entregado a su profesión.

Luego de encarnar a Pedro Pablo León Jaramillo, el protagonista de ‘El Capo’, uno de los papeles que más lo ha marcado en su carrera, a Marlon Moreno le ofrecieron participar en más de 19 proyectos tanto de la televisión nacional como del exterior. Le llegaban sinopsis, guiones y descripciones de los personajes, pero a todos les dijo que no, porque ninguno lo llenaba; su corazón no le indicaba que alguno de esos personajes fuera para él.

Pero todo cambió cuando encontró a Juan Felipe Becerra, uno de los nuevos personajes de la segunda temporada de ‘A corazón abierto’.

De Becerra, a Moreno le encantó que es uno de esos médicos comprometidos con su profesión, aquellos que están dispuestos hasta a saltar protocolos si se trata de salvar una vida. El dinero no le interesa y por el contrario está muy entregado a la labor humanitaria, por eso su personaje trabajó en hospitales públicos y estuvo como voluntario en la guerra de Irak y también en el conflicto interno de Colombia.

En suma, es un médico de esos que cualquier paciente se quisiera encontrar y que cualquier estudiante de medicina admiraría. Pero si el personaje se limitará a esta descripción, Moreno lo hubiese desechado de inmediato. No lo hizo porque Juan Felipe Becerra ante todo también es un ser humano con cientos de miedos y demonios con los que tienen que lidiar en su interior a diario, y que afectan su relación con su entorno y la gente que está a su alrededor.

Además, a este actor caleño, le fascina que sus personajes hablen por él y den a conocer muchas de las cosas que piensa. Con el doctor Becerra, el televidente se podrá dar cuenta fácilmente de sus ideales.

¿Cómo hizo para separarse de ‘El Capo’?

Fue un proceso muy bravo, que me tomó diez meses. Era algo muy difícil, porque después de terminar la serie estuve de promoción por varios países. Pero finalmente creo que pude, no sé como hice, creo que viajando, tratando de no pensar más en eso. A veces siento que aún tengo algo de Pedro Pablo, pero es que es complicado sacarlo del todo porque los personajes siempre tienen algo de uno y uno tiene algo de ellos.

¿Por qué escogió ‘A corazón abierto’ como su nuevo proyecto?

El corazón me dice que personajes hacer. Me contactaron del Canal RCN, me hablaron del personaje, la serie me encanta, la primera temporada me pareció muy atractiva porque mezcla el mundo médico con la humanidad que se les da a los protagonistas. El corazón me dijo que sí y aquí estoy.

Mi energía ha cambiado, busco puntos de identidad con el personaje, y siento que con Becerra tenemos varias cosas en común: es rebelde, habla de frente con la verdad y tiene una conciencia social muy marcada.

¿A qué se enfrenta el Doctor Juan Felipe Becerra en la historia?

A la injusticia social, al conocido régimen subsidiado. Es un hombre para el que está primero la vida y por eso tiene altercados con las directivas del hospital. Además, por todo lo que ha vivido, tiene un trauma al contacto, un miedo a volverse a relacionar con alguien y eso hace que él quiera trabajar las 24 horas del día si es posible.

¿Qué es lo más complicado que le ha representado el personaje?

La terminología es algo difícil de decir de forma natural y con propiedad. Ya había hecho de médico en ‘El precio del silencio’, pero no tuve esa relación con la terminología porque realmente era una historia de amor en el que no se tocaba el tema médico. Lo otro es tratar de estar lo más tranquilo posible en la emoción. Quiero explicarme, como generalmente hago personajes con emociones muy fuertes, entonces me cuesta mucho trabajo estar tranquilo. Ese es un punto en este personaje que me parece muy atractivo. Es ser supuestamente un hombre común y corriente, pero que tiene un torbellino por dentro que lo está atormentando.

Y entre esos dos aspectos ha estado el gran debate cuando voy a enfrentar una escena. Al igual que los actores de la primera temporada, ¿tuvo la oportunidad de compartir con médicos de verdad?

Sí. Me llevaron a cirugías y la primera fue una lobotomía (separación total o parcial de los lóbulos frontales del cerebro). Me quedé aterrado de mi mismo, de ver que eso no me impresionó. Me di cuenta que no me daba tanto miedo como suponía. Ese fue un buen descubrimiento para mi vida personal.

Nosotros somos como un carro y los médicos son unos mecánicos del cuerpo humano. También puede observar que los médicos, que muchas veces endiosamos, también son seres humanos, tienen problemas como todos, molestan entre ellos.

Luego de varias experiencias en que por meterse tanto en los personajes que interpreta, se afecta su vida personal, ¿no le da miedo que esto vuelva a pasar?

En lo absoluto, no me da miedo involucrarme con el personaje. No sé otra forma mejor de asumir los personajes. O se hace una búsqueda incansable y constante, o no se hace. Puede ser algo peligroso con la familia y los allegados, pero es un riesgo que hay que correr.

¿Si le queda tiempo para hacer otras cosas que no estén relacionadas con sus proyectos de cine y televisión?

Estoy tratando de sacar tiempo porque me enferme debido a que no paraba de trabajar. Tengo que divertirme más, ese es el punto. Me di cuenta que necesitaba tiempo para mí, y para estar con el mundo real. Me absorbe demasiado este trabajo y muchas veces ya no quiero salir, quiero quedarme en la ficción. Últimamente estoy yendo mucho a cine, salgo a comer con mis hijos y mis amigos. Ahora intento estar más cerca de la gente que me quiere y que un día descuidé.

Al tener tanto éxito en las producciones en que ha estado, ¿cómo hacer para manejar el ego y que la fama no se le suba a la cabeza?

A la fama y a todo el cuento de la farándula trato de no prestarle atención y lo vivo como es. Intento saber recibir tanto a alguien que me felicita por mi trabajo, como al que no le gusta. Nada de eso me debe afectar, ni para bien y para mal. No estoy subido en el bus del triunfalismo, no me creo que todo lo que hago está bien. Pero si que todo lo hago entregando el máximo mi y con una pasión férrea.

Le han hecho varias ofertas en el exterior, ¿por qué no ha aceptado?

No me llaman la atención. Lo que yo quiero contar es historias, a mi no me interesa si suceden en Estados Unidos o en Juanchito, me interesa es la historia como tal. Soy un arraigado de ser colombiano, de nuestra raza, nuestro color. Me siento muy orgulloso de eso y creo que nosotros tenemos para mostrarle muchísimo al mundo.

¿Concibe su vida sin la actuación?

No, la actuación es mi pasión, es mi vida. Creo que si no fuera actor sería un vagabundo.


Síganos en Twitter

Etiquetas

El quirófano

Compartir

Escriba su Comentario

full banner 1

Listado Reciente de Contenidos